Los jóvenes de otro barrio

21:00 horas
Un grupo de jóvenes se junta fuera de mi casa, en una plaza por el costado, a fumar yerba y tomar cerveza. Hablan fuerte, gritan y molestan a quien pase, además orinan en las paredes a vista de quien pase por aquí. Esto ya es historia vieja, todos los viernes, sábados, domingos y festivos.

21:45 horas
Luego de gritarles por la ventana del 2° piso que no siguieran orinando y de escuchar algunos cosas que me han dicho más de una vez, decidí llamar a seguridad ciudadana de Maipú. Luego de una larga espera, una grabación me recuerda lo importante de mi llamada y me señala que están todos ocupados atendiendo otros llamados, que llame más tarde, y la llamada se corta. Fueron 6 llamadas seguidas con intervalos de tiempo y nada.

22:10 horas
Desisto con Seguridad Ciudadana, consulto en la página de carabineros por el Plan Cuadrante, llamé y nadie contestó nunca, volví a llamar y me cortaron, volví a llamar y me volvieron a cortar.

22:22 horas
Recurrí al 133, la panacea para los problemas delictuales. Una grabación me indica que si es una emergencia de bomberos llame al 132, si quiero informaciones llame al 103, si quiero una ambulancia al 131, si quiero…. antes de que me dieran el teléfono de Telepizza decidí cortar e intentar nuevamente. La misma grabación, colgué. Intenté nuevamente y una grabación me dice que mi llamada es muy importante – espero que más importante que para Seguridad Ciudadana – que me he comunicado con el nivel de emergencias policiales 133, que pronto me atenderán, que no cuelgue porque perderé mi turno…Y no puedo evitar pensar que si fuese una emergencia de alguien entrando por la fuerza a mi casa es posible que mientras espero pierda la vida yo o alguien de mi familia…

Luego de 3 minutos de escuchar lo importante que es mi llamada me atiende una operadora. Le explico el problema, le pido disculpas por importunarla, me pregunta cuántos muchachos son, 8 le respondo; ¿están bebiendo? me pregunta ella, si, mucho, tienen 8 botellas de cerveza en el suelo y las llenas las están sacando de un auto estacionado en la reja de mi casa; ¿algunos están borrachos?, me pregunta, y yo con mi alcohotest portátil sin pilas!!!!, era una buena oportunidad de probarlo. Siguen las preguntas, calles de referencia, mi dirección, mi teléfono. Ahora que lo pienso no me preguntó mi email, ni mi facebook… mmmmm… faltaron esos vitales datos. “Carabineros va en camino” me dijo ella.

Y todavía me da vueltas: 3 minutos de espera!!!!, mi casa se recorre desde la puerta de calle completa en 96 segundos, el 133 me atendió en el doble de tiempo. El 133 será un PMG? (Programa de Mejoramiento de Gestión)

22:40 horas
Aun espero que carabineros llegue, ya han llegado más chicos y otros se han ido.

22:53 horas
Algunos se suben a un todo terreno gris y parten muy rápido, seguramente el dealer está por cerrar y se quedarán sin droga.

23:04 horas
Ya quedan sólo tres, apoyados en el auto al lado de mi reja, siguen tomando, uno de ellos se mantiene dentro del auto, seguramente consumiendo algo más prohibido que las cervezas que consumen los que se quedan fuera del auto.

23:17 horas
Llega carabineros, en realidad PASA de largo por la calle del costado, dobla una pasaje más allá y al rato vuelve a salir por ahí mismo. Doblan y se alejan hacia el sur, al cabo de mucho rato vuelven a aparecer por el norte y se pierden nuevamente, los chicos siguen tomando y sólo dejan de hacerlo cuando carabineros se ve por ahí. A los pocos minutos pasan frente a mi casa tan rápido, que no alcancé a llegar a la reja cuando ya habían doblado la esquina y desaparecido.

Los chicos comentaban que les parecía tan raro ver carabineros por este sector, que nunca andaban por aquí, escuché que andaban brígidos, debo averiguar que significa eso. Llegan más jóvenes y seguimos con más ganas la fiesta…

Tomo mi notebook y me pongo a escribir esta historia, finalmente mi casa está enrejada y yo a salvo encerrado mientras las calles son de ellos y de carabineros.

El 133 no es opción, 180 segundos para responder el teléfono, eso es la vida de mi familia. Yo resuelvo una cancha de 32 tiros en 50 segundos y soy muy lento. Mi casa entera, dos pisos y 5 dormitorios se recorre en 96 segundos con calma y sin correr. El 133 no es opción…

Luego de mirar algunas cosas por Mercadolibre y Facebook, son las 0:31 horas y el futuro esplendor de mi país decide retirarse, dejando muchas botellas de cerveza, que esta vez tuvieron la delicadeza de no quebrar y un fuerte olor a amoniaco en el pasto.

Yo sigo impresionado por lo lento e ineficiente del 133.

Buenas noches, creo que sacaré el teléfono de mi velador y volveré a dejar a mi polímera amiga al alcance de mi mano, claramente me será más útil que el teléfono en caso de emergencia delictual dentro de mi hogar.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.