A la salida del estadio

Pareciera que hoy hubo un partido, ¿saben como me enteré?. La micro que tomé para llegar a casa, y que pasa por el Nacional, venia prácticamente destrozada, las puertas abiertas y era imposible cerrarlas, las ventanas fuera de su lugar y prácticamente ni un solo vidrio de los que se corren. Estas especies de puertas del techo, que se abren para que entre aire, no existían, los pasamanos cortados y los tubos algo torcidos. Y al fondo un grupo de barristas con poleras azules, casi orgullosos de su obra.

Siempre había pensado que los barristas, sean del equipo que sean eran subnormales, mononeuronales y que definitivamente les faltaban cromosomas. En definitiva, calificaban en al menos una de las tres causales para el aborto. Pero estos eran una especie de eslabón perdido en la evolución que nos llevó al homosapiens, claramente no les dio para sapiens y han podido reproducirse hasta nuestros días.

Pensé en ¿porque Carabineros no hizo nada? y recordé que más peligrosos que estos verdaderos animales seudo deportistas, son los ambulantes que venden sushi o ensaladas o sanguches de potito por ahí. ¿Para que molestar a estos pobres jóvenes amantes del deporte con un inadecuado control de identidad?, mejor dejemos que se vayan a casa, mañana seguramente gran parte de ellos debe ir a la universidad o donde sea que se preparan para ser un aporte real a la sociedad, los otros seguro mañana trabajan y deben descansar para dar lo mejor de si con respeto y esfuerzo.

Definitivamente hay algunos que solo gastan oxígeno…

Y no lo digo porque sean de un equipo u otro, ciertamente son los mismos simios pero con otro uniforme. Que me disculpen los primates.

Ni siquiera califican para gastar capsula iniciadora, polvo negro y pellet de Pb.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.