El insano del transantiago

En la micro camino al metro subió un señor flaco como un fósforo, le preguntó al chofer si pasaba por la plaza de Maipú y siguió de largo, ni siquiera esperó la respuesta.

A poco andar quedó en evidencia que tenía algún tipo de esquizofrenia. Conversaba solo y a ratos se golpeaba contra las ventanas, le gritó borracho a un señor que iba por la acera, creo que acertó porque el caballero aludido se río y le hizo señas.

Luego comenzó a hablar solo pero en voz más alta y conversaba y se respondía solo. Creo que logré entender tres opiniones distintas en su conversación.

Era tanto el escándalo que llevaba, que algunos de los pasajeros reían, mientras otros miraban un poco preocupados. Hasta que el chofer paró en un paradero y le dijo: “Amigo, aquí es la plaza de Maipú!”,  en un claro intento para que el insano se bajara y volviera la paz al medio de transporte.

El aludido miró por la ventana y le respondió, con una voz profunda y un tono demasiado tranquilo y educado:

“Chofer, yo escucho voces en mi cabeza, somos 4 contándome a mi, y tenemos claro que me quiere cagar. Loco y weón no son lo mismo…..”

Plop!!!!!!

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.