Las peores CADENAS SON AQUELLA EN LAS QUE EL CANDADO LO PONEMOS NOSOTROS MISMOS